Evita una mala implementacion de Cloud

Subir a Cloud Computing requiere asesoría experta

Ahora que Cloud lleva un tiempo en el mercado nos preguntamos: ¿Cómo ha sido la experiencia de las empresas que ya han migrado?

 

 

Una de las tendencias del año 2014 fue la agresiva guerra de precios entre los proveedores de “Infraestructure as a Service” (IaaS) líderes del mercado: Amazon Web Services (AWS), Google Computing Engine (GCE) y Microsoft Azure. Si bien esta carrera hacia abajo atrajo mucha atención e interés en los beneficios de servicios de Cloud Computing públicos, también ha revelado un problema que podría tener un impacto adverso en la evolución del mercado:

Una encuesta reciente entre 358 tomadores de decisión de TI y Comerciales, conducida por THINKstrategies reveló que un 43% de los entrevistados tuvieron una implementación Cloud Computing fallida o con problemas. Entre ellos, casi el 50% tuvo costos que sobrepasaron el presupuesto, dos tercios tuvieron que cambiar su ambiente cloud en relación al plan original dentro del año de implementado, y más del 50% tuvo que hacer un cambio dentro de los primeros seis meses.
Sólo un  27% de los que respondieron la encuesta expresaron mucha satisfacción con su experiencia de migración al Cloud.

Los expertos cercanos al mundo IaaS y familiarizados con las estrategias de mercado de AWS, Google y Microsoft saben que éstos proveedores son altamente dependientes de que sus servicios sean adoptados rápidamente por nuevos clientes, seguido por compras adicionales de servicios de valor agregados de mayor precio, que compensan los bajos márgenes de sus soluciones básicas. Por lo tanto, los despliegues fallidos de Cloud Computing tienen un doble impacto para estos proveedores:

  • Tienen menos clientes nuevos al haber malas recomendaciones de clientes actuales a nuevos prospectos.
  • Los clientes actuales que no han tenido una buena experiencia son menos proclives a contratar servicios de mayor valor agregado, que son los más rentables.

Ser exitoso en Cloud Computing requiere de apoyo especializado

Desgraciadamente, muchos proveedores de Cloud Computing han sido exitosos en publicitar que moverse a una Nube Virtual es un proceso sencillo. Esto puede ser cierto para los servicios más básicos, pero calibrar apropiadamente una solución IaaS que soporte aplicaciones y cargas de trabajo específicas requiere de un conocimiento y experiencia que la mayoría de las organizaciones no posee.

Dentro de los resultados arrojados por la encuesta surgió una clara correlación entre la satisfacción de las empresas que obtuvieron resultados positivos de negocio con el hecho de apoyarse en proveedores de servicios con experiencia en diseñar, implementar y soportar infraestructura de TI.

Independiente de su tamaño o rubro, las empresas que contrataron especialistas para armar su arquitectura IaaS, se apoyaron en la implementación inicial y en el monitoreo de su desempeño en forma constante, tuvieron una mucho mejor experiencia que las que no lo hicieron.

Los proveedores Cloud Computing están focalizados en ofrecer servicios estandarizados y mantener costos bajos

Esto parece obvio, pero la verdad es que AWS, Google y Azure no están equipados para ofrecer un soporte completo en todas las etapas del ciclo de vida de una solución de Infraestructura. 

Estos proveedores han diseñado su oferta para que sea altamente estandarizada y automatizada. Tienen calculadoras en línea, documentación y guías paso a paso que hacen muy fácil contratar un servicio básico: Basta una tarjeta de crédito y seguir ciertos pasos simples para tener un nuevo servidor funcionando en unos pocos minutos. Todo esto, sin hablar con un ser humano.

Para servidores temporales de desarrollo o pruebas esto es tremendamente conveniente. El tema se pone más complicado cuando hay que levantar un ambiente de producción robusto y permanente del cual la empresa dependerá en forma crítica. Una configuración no apropiada que resulte en caídas o lentitud del sistema puede resultar muy dañina para las ventas o reputación de una empresa.

Tanta variedad puede ser abrumadora…

Los principales proveedores de Cloud Computing avanzan a una velocidad alucinante en cuanto a la ampliación de su oferta de servicios (cada mes introducen nueva funcionalidad) y en ofrecer más poder computacional y capacidad por menos precio. Esto es muy beneficioso para la industria y para los clientes, pero apoyan el hecho de que es bueno contar con especialistas que estén al tanto de estos avances y sepan cómo integrarlos para adaptar una solución específica y pragmática a cada negocio en particular.

A modo de ejemplo vamos a investigar un poco más acerca del proveedor líder del mercad: AWSDentro de los varios cientos de servicios ofrecidos, consideremos tal vez lo más típico, que es contratar un servidor:

  • Vemos que existen en total más de 240 posibilidades de elegir uno (dependiendo del poder computacional requerido, del sistema operativo, de la generación de equipos, de la especialización).
  • Una vez elegido el servidor, existen 6 modalidades distintas de cobro para cada uno:
    • Sobre demanda, sin contrato
    • Reservado por 1 año sin pago anticipado
    • Reservado por 1 año, con prepago parcial anticipado
    • Reservado por 1 año, con prepago total anticipado
    • Reservado por 3 años, con prepago parcial anticipado
    • Reservado por 3 años, con prepago total anticipado
  • El valor por hora del servicio varía para cada uno de ellos, pero no es simple determinar cuál es más barato ya que requiere existe un tercer aspecto para llegar al precio:
    • Qué porcentaje de ocupación va a tener ese servidor (o cuantos horas al día se va a usar).
  • Normalmente no se sabe cuánto va a ser la utilización de un servidor hasta no tener un poco de historia con la solución funcionando. Obviamente, un servidor más grande va a estar utilizado en un menor % que uno más pequeño, pero el costo por hora es mayor…
  • También hay que considerar la estacionalidad de los negocios: Para algunos puede ser Navidad, para otros Marzo, etc. Un Cyber Monday puede introducir una carga masiva por un par de días.
  • Hay que estimar todavía cuál es el tráfico de datos que va a existir de entrada y salida
  • Hay que considerar qué tipo de almacenamiento vamos a usar (dentro de múltiples opciones)

Como pueden ver, el “simple” hecho de elegir un servidor es muy complejo. Existen miles de combinaciones. Elegir la que no corresponde puede llevar a tener un rendimiento pobre o a funcionar bien pero pagar de más.

La importancia de tener una buena Arquitectura Cloud Computing

Aunque los servidores estén en centros de datos remotos y sean administrados virtualmente, sigue siendo clave considerar tres aspectos básicos que debe tener un ambiente de producción profesional:

  1. Confiable. Debe estar basado en tecnología de primera línea, moderna pero probada
  2. Escalable. Poder aumentar su capacidad las veces que sean necesarias para soportar el crecimiento del negocio
  3. Disponible. En el caso de fallas (que las va a haber siempre), tener mecanismos de resiliencia y respaldo para continuar trabajando sin interrupciones.

Arquitectura Confiable, Escalable y Redundante

En resumen, Cloud Computing ha cambiado muchos paradigmas en cuanto a cómo costear TI en forma dinámica, en cuanto a porqué no es necesario ser “dueño” de los servidores o tenerlos físicamente dentro de la misma empresa que los contrata, de cómo usar el software como un servicio, no un activo fijo, etc. Lo que no cambia es la necesidad de diseñar la arquitectura de TI que sea de alta disponibilidad, que sea escalable y segura.

Una solución Cloud Computing completa tiene muchos más componentes que un simple servidor. Aquí mostramos un ejemplo de arquitectura sugerida para manejar una aplicación Web en la nube con un adecuado nivel de escalabilidad y alta disponibilidad: 

Ejemplo de arquitectura redundante y escalable en AWS

 

 

Otro consejo importante es acompañar muy de cerca el despliegue de una solución a Cloud Computing por unos meses. Lo recomendable es partir con elementos “On demand” (pagar un poco más por lo que se use, sin reservar instancias) y monitorear el comportamiento en base a diferentes escenarios de tráfico y estacionalidad. Con estos datos es posible tomar decisiones más precisas que ayuden a afinar la configuración y/o comprometerse a plazos más largos que abaraten el costo.

Otros aspectos técnicos que ayudan en la arquitectura y deben ser considerados son: Usar balanceadores de carga, auto-escalamiento, CDN (Content Delivery Network) y elegir diferentes tipos de almacenamiento en base a la frecuencia con se necesitan los datos. También hay que considerar que en muchos casos es necesario mantener algunos sistemas localmente o en otros proveedores y por tanto hay que preocuparse de la integración entre ellos.

Finalmente, Cloud Computing y su concepto de “pagar por lo que se usa” es ideal para implementar esquemas de recuperación antes desastres. Este es un aspecto donde muchas empresas están en deuda, ya que usualmente se le otorga poca prioridad y es postergado una y otra vez. Con un adecuado diseño se puede tener una solución satisfactoria a un costo razonable.

En resumen… uso Cloud Computing o no?

La respuesta es SI, pero con la ayuda de un especialista en implementarla. El costo de la consultoría se recupera con creces al elegir la configuración adecuada, y se obtiene la tranquilidad de tener algo que funciona en forma estable y adaptado a lo que el negocio necesita (no más ni menos). 

Acerca de qué proveedor de Cloud utilizar, si preferir uno local o uno global, nuestra posición es que lo mejor es contratarlo con los más grandes de la industria. La economía de escala de los tres o cuatro principales actores es miles de veces lo que pueda llegar a tener una empresa en Latinoamérica. Sus costos, experiencia, certificaciones, visibilidad ante brechas de seguridad y profesionalismo hacen que los precios y calidad sean lo mejor del mercado.

Es cierto que los enlaces dentro de un mismo país son más rápidos y baratos que los enlaces para tráfico internacional, pero eso se puede compensar con herramientas de aceleración y dentro de un tiempo no va a ser muy relevante. Hoy en día, para las empresas Latinoamericanas que tienen subsidiarias o hacen negocios con otros países de la región, tener servidores en EEUU es lo más eficiente en términos de velocidad. 

Les invitamos a conversar con nosotros acerca de cómo planificar su estrategia Cloud Computing. Contamos con décadas de experiencia en Ingeniería de Tecnología de la Información, somos partners certificados de AWS  y podemos facturar en moneda local.